3 junio 2016

Adrian Álvarez H.

articulo_1

 

junio02

Escuchamos frecuentemente hablar del proyecto minero Las Bambas y de los conflictos existentes, sin embargo, hay hechos que no se comentan con tanta frecuencia, pero que sí es necesario hacerlo. Hace más de 10 años se constituyó la empresa minera Xstrata Las Bambas después de haber recibido la concesión de parte del Estado, como es de ley. En este trajín, la empresa debía  tomar posesión de las tierras que pertenecían a las comunidades afectadas, en este caso la comunidad campesina Fuerabamba. Lograr la licencia social era un requisito indispensable para semejante proyecto. En este trámite,  tenemos que reconocer la inteligente acción de la empresa que desembolsa la suma de 47 millones de dólares americanos[1] en un fideicomiso para la etapa de exploración, que sirvió como distractor a los campesinos  de  zonas aledañas y principalmente a las autoridades locales, incluido el gobierno regional, que en largas jornadas se disputaban por definir quienes debían de beneficiarse de estos montos. Largas horas de discusión para identificar quiénes era de influencia directa e indirecta. Y entretelones en largas jornadas y entredichos, ofrecimientos de por medio, la empresa logra la licencia social y la propiedad de las tierras comunales, hoy por hoy los tenemos en fase de explotación en esta ocasión por MMG Las Bambas.

Y dónde fueron a parar los cientos de comuneros, las familias de las comunidades campesinas afectadas,  (500 familias aprox.) estamos hablando principalmente de la comunidad campesina Fuerabamba afectada al 100%. Si alguno de ustedes viaja por Challhuahuacho y se dirige a Haquira, otro distrito de Cotabambas podrá apreciar una monumental construcción de un “conjunto habitacional de estilo urbano” en territorios que pertenecían a la comunidad campesina de Chila, que a simple vista rompe con la armonía del paisaje de la zona (esto para los que apreciamos el paisaje), la cultura y los estilos de vida de campo.

Es justamente a este lugar donde fueron reasentados aproximadamente el 93% de los campesinos fuerabambinos que ahora cuentan con casas aparentemente muy cómodas de tres pisos, con vías asfaltadas, con servicios de agua y luz, con complejos deportivos, plaza de toros, etc.[2]

Hasta aquí todo parece muy bien, pero algo aparentemente no anda muy bien si uno quiere visitar este complejo lo primero que se encuentra es una reja, un aislamiento del resto de los pobladores de la zona y de otros visitantes, y si uno quiere ingresar se encuentra con un personal de seguridad que les pide identificación y pregunta si visitas a alguna familia, buscas a alguien,  y si no es así, no puedes entrar. Hay un extraño hermetismo, claro que los habitantes pueden salir y entrar, pero gente extraña, no.

junio14Hablando con algunas personas que por obvias razones no quisieron identificarse pudimos enterarnos que hay mucha disconformidad en los diferentes sectores; los adultos y ancianos pasan las noches y días llorando porque no logran acostumbrarse, algunos expresan conformismo. Los jóvenes, si bien tienen mayor capacidad de adaptación, tampoco están conformes, muchos de ellos manifiestan que no es su forma de vida que quisieran volver a su comunidad y gozar de su libertad “Tuve que construir una casita de adobe al lado para sentirme mejor”.

Creo que en el fondo este hermetismo tiene la finalidad de hacer que la gente se acostumbre a vivir de esta manera, forzarlos a vivir de una nueva forma, y una vez que se hayan acostumbrado o que la empresa haya culminado con sus actividades dejarlos libres, abrirles las puertas, al tiempo de evitar que personas extrañas entorpezcan este proceso planeado para ellos.

Esta situación expuesta, me trae a la memoria las reservaciones indias (indian reservations /servant nations)[3] en los Estados Unidos y Canadá. Quién no conoce que después que los “indios pieles rojas” fueron vencidos por el hombre blanco, les arrebataros sus tierras, su habitad y los encerraron en reservaciones, hasta la fecha. Esta constituyó la mejor manera de matar una cultura; podemos ver que su arte, cultura, historia y orígenes se encuentran justo en esas reservaciones.

Me pregunto entonces, qué estudios sociológicos, antropológicos tomó en cuenta la empresa para proceder de semejante manera, cuál es la política para creer que esta es la mejor manera de hacer las cosas.

¿No estaremos asistiendo en el Perú a esta forma de establecer reservaciones como salida a los conflictos socio-ambientales? ¿Será esta, una manera de derrotarlos para que no sigan luchando por sus tierras?

Creo aquí que los conflictos no terminan, empiezan. El estado debe de evaluar esta situación desde el Ministerio de Cultura.

[1] FOSBAM – (Fondo Social Las Bambas). En agosto del año 2004, la empresa minera Xstrata, adquirió el derecho de explorar el proyecto minero Las Bambas mediante un concurso público internacional. Para ello hizo una oferta al Estado Peruano por 121 millones de dólares, de los cuales se destinaron 47 millones de dólares como aporte social inicial para la conformación de un fondo denominado Fideicomiso Aporte Social Proyecto Minero Las Bambas. Recuperado el 02.06.2016 de http://www.fosbam.com/sobre-el-fosbam/historia.html
[2] PERÚ 21. “El vice presidente de la mina, el cusqueño Luis Rivera, explica con orgullo el proceso de reubicación de las casi 500 familias que vivían dentro del terreno que decidió comprar Xstrata (ex operador de la mina, vendida a MMG en 2014) y de cómo estas han sido beneficiadas con una nueva urbanización de lujo, con casas de tres pisos en terrenos de 500 m2, iglesias para tres distintos credos, lozas deportivas, escuela, colegio, posta y camionetas del año, además de indemnizaciones por más de 1 millón de soles, gracias a un proceso que empezó diez años atrás y que se hizo con sumo cuidado. Estamos hablando de personas que vivían de la agricultura de subsistencia y crianza de animales, en casas pequeñas de adobe y techo de ichu o calamina, como miles de comunidades a 4 mil msnm en el Perú”. Recuperado el 02.06.2016 de http://peru21.pe/politica/proyecto-minero-bambas-dos-caras-conflicto-fotos-2232126
[3] La realidad sobre las reservas Nativo Americanas. Recuperado el 02.06.2016 de http://vidadelosnativosamericanos-dakota1.blogspot.pe/2011/09/la-realidad-sobre-las-reservas-nativo.html